BUENAS PRACTICAS DE MANUFACTURA DE MIEL

La miel es producto natural elaborado por las abejas, que el hombre extrae de la colmena sin el agregado de ninguna sustancia ajena a su compasición.

La aplicación de las Buenas Prácticas de Manufactura a lo largo de toda la cadena es esencial para obtener una miel inocua, saludable y sana

MANEJO DE LA COLMENA
  • Controle la sanidad y estado de sus colmenas, periódicamente.
  • No utilice medicamentos en forma preventiva, sólo curativa.
  • Realice los tratamientos sanitarios con productos aprobados por SENASA.
  • Durante la época de cosecha no realice tratamientos sanitarios.

  • Renueve la tercera parte de sus cuadros cada primavera.
  • No desabeje con sustancias tóxicas.
  • Coseche la miel con menos de 18% de humedad.
  • No coseche cuadros de miel de la cámara de cría.
  • No apoye los cuadros de miel en el piso.
  • Transporte las alzas melarias llenas, sobre bandejas, y cubiertas con una lona limpia.
  • Evite su contaminación con tierra.
SALA DE EXTRACCION Y FRACCIONAMIENTO
 Locales, equipos y utensilios
  • Reacondicione las salas durante el invierno.
  • Mantenga una fluida ventilación.
  • En lo posible, utilice equipos y utensilios de acero inoxidable.
  • Limpie, desinfecte, enjuague y seque los locales, equipos y utensilios.
  • Realice en forma periódica el mantenimiento de sus equipos.
  • Utilice alambre tejido para evitar el ingreso de sapos, roedores e insectos.

  • Manipule las alzas de manera suave e higiénica.
  • No las apoye en el piso. Utilice bandejas.
  • No desopercule cuadros de miel con abejas y/o crías.
  • Utilice extractores de cuadros de miel, no de alzas melarias.
  • Mantenga el depósito de miel siempre protegido.
  • No almacene los tambores a la intemperie.
Personal
  • Utilice vestimenta blanca incluyendo guantes, botas, barbijo y gorra.
  • Mantenga conductas higiénicas.
  • No coma, beba, fume y/o salive durante el procesamiento.
  • Lávese las manos cada vez que se reincorpora a su tarea.

Utilice envases nuevos, limpios y bromatológicamente aptos, certificados por SENASA.

Si pasteuriza la miel, asegúrese que el tiempo y la temperatura de calentamiento sean los adecuados para evitar el deterioro del producto.

Filtre la miel.

Consulte siempre a técnicos especializados.

Si Ud. sigue estos pasos obtendrá un producto de calidad y mayor eficiencia en su trabajo