INFORME TÉCNICO

Anatomía de
la abeja melífera I

Para poder comprender el porqué un animal es tal como es, es preciso conocer su estructura y sus funciones; para entender como llegó a ser lo que es. Apicultura.entuPC.com incia con esta nota una serie de entregas sobre el tema.

 


www.apicultura.entupc.com
15/05/03
- La abeja melífera, como todo otro animal complejo, comienza su vida como una sola célula, el huevo u ovum, pero el desarrollo del embrión produce primero la larva. Luego, la abeja adulta se forma en un estado intermedio conocido con el nombre de pupa.


LA POSTURA
En la punta interior afinada de cada ovariola de los ovarios de la reina se encuentran las células germinales femeninas primarias u oogonias. Más hacia abajo, en las ovariolas, se multiplican estas células y se diferencian en células más grandes u oocitos (que llegan a ser huevos) y en células más chicas llamadas células nutriticias o trofocitos, que son luego absorbidos como alimento por las células del huevo en crecimiento. A medida que se van formando nuevos oocitos, las ovariolas se alargan en su punta interna y los huevos más viejos, cada uno acompañado por una masa de células nutricias, aumentan en tamaño.

Así una ovariola se hace una sucesión de depósitos de huevos, alternando con cámaras de células nutricias.

Los huevos llegan al máximo de su crecimiento en las puntas inferiores de las ovariolas y prácticamente absorben todas sus células nutricias, de modo que las paredes de las cámaras que las contienen, o folículos, segregan una membrana sobre cada huevo, conocido como corión.
Los tubos de los testículos masculinos producen los espermatozoides en forma similar, pero éstos se mantienen como individuos libres, activos, que se parecen a hilos.

El huevo maduro se despide por oviducto al pasaje de salida genital, o vagina. Conectado con la vagina se encuentra un pequeño saco, la espermateca, que contiene los espermatozoides recibidos de los zánganos durante el apareamiento.

Una apertura diminuta, el micrópilo, en la punta posterior del huevo, admite al espermatozoo, pero la reina en función de un mecanismo regulador, despide esperma sobre algunos huevos y lo retiene en el caso de otros. Los huevos que llegan a ser fertilizados se convierten en abejas hembras; los que no son fertilizados se hacen zánganos. Debido a algún estímulo el huevo de la abeja se desarrolla en ambos casos, fertilizado o no.


EL HUEVO
El huevo recién puesto (Fig.1) es alargado, redondeado en su puntas y levemente convexo en la parte que será la superficie inferior del embrión. La parte interna está compuesta por el citoplasma y por los materiales nutritivos derivados de las células nutricias en el ovario.

El huevo dentro del corión está cubierto por una delicada membrana vitelina.

Dentro de la membrana se encuentra una capa cortical de citoplasma. El núcleo del huevo está encerrado en un pequeño cuerpo de citoplasma cerca de la punta posterior del huevo.

 

El desarrollo comienza con la división del núcleo (Fig.2) y en consecuencia los núcleos hijos producidos. Las células de desdoblamiento que han sido formadas de este modo migran hacia el citoplasma cortical, donde forman una capa de células en la superficie del huevo, lo que constituye el blastodermo (Fig.3).

Poco después, la parte inferior del blastodermo se hace más gruesa, formando lo que conocemos como banda de germen, mientras el blastodermo dorsal, como contraste, se hace muy fino. La banda de germen es el comienzo del embrión (Fig.4). Sus bordes crecen hacia arriba, a los costados y alrededor de las puntas del huevo, a medida que se contrae el blastodermo fino dorsal desapareciendo finalmente y permitiendo que la banda de germen se cierre sobre el dorso.

La pared del embrión está ahora completa, pero todavía no hay órganos internos.

 

Fig 1
 

Fig 2
 

Fig 3
 

Fig 4

Mientras la banda de germen crece hacia arriba en los costados del huevo, comienza a diferenciarse un par de láminas laterales y una lámina ventral mediana. (Fig.5) La lámina ventral se hunde en el huevo y las puntas inferiores de las láminas laterales se juntan debajo de la misma.

Fig 5

Siguiente