-LA MIEL BAJO LA LUPA

¿El consumo de miel eleva el nivel de triglicéridos?

Portal Apícola
(07
/08/07)
Especialistas señalan que los triglicéridos responden favorablemente a los cambios de hábitos y aconsejan disminuir el consumo de los hidratos de carbono refinados como el azúcar, gaseosas comunes, golosinas y miel.


 
¿Qué son los triglicéridos?          
Los triglicéridos son el principal tipo de grasa transportado por el organismo. Recibe el nombre de su estructura química. Luego de comer, el organismo digiere las grasas de los alimentos y libera triglicéridos a la sangre. Estos son transportados a todo el organismo para dar energía o para ser almacenados como grasa.
El hígado también produce triglicéridos y cambia algunos a colesterol. El hígado puede cambiar cualquier fuente de exceso de calorías en triglicéridos.
El valor normal es de 150 mg/dL. Para quienes sufren problemas cardiacos, los niveles de esta sustancia deben ser inferiores a los 100 mg./dl.
Tener los triglicéridos elevados en la sangre suele ser muy común en los tiempos actuales. Años atrás la ciencia sólo “condenaba” al colesterol, pero hoy la elevación de los triglicéridos es también una causa de enfermedad cardiovascular.
Cuando tenemos los triglicéridos altos otras grasas de la sangre se ven afectadas, por ejemplo: el colesterol malo se torna más dañino y el colesterol bueno –colesterol HDL – puede bajar.
Muchos especialistas esgrimen como principales causas al sedentarismo, el sobrepeso, el exceso de alcohol, factores genéticos, diabetes y una alimentación rica en harinas y azúcares refinados. Ellos señalan que los triglicéridos responden favorablemente a los cambios de hábitos y aconsejan disminuir el consumo de los hidratos de carbono refinados como el azúcar, gaseosas comunes, golosinas y miel, ya que la insulina elevada, produce la liberación de una mayor cantidad de triglicéridos a la sangre.
Sin embargo hay opiniones que van en contra de aquellas que señalan a la miel como causante de la elevación de triglicéridos.
Hay aseveraciones sobre pacientes tratados con propóleos que han tenido resultados favorables. Hay opiniones que señalan que la miel en dosis determinadas es buena porque no es un azúcar complejo como la sacarosa y apuntan que la mezcla de la miel es 60 por ciento / 40 por ciento, fructosa/glucosa y que estas cifras se invierten con el azúcar común que es un disacárido, que se descompone exactamente con cifras inversas. A estas se suman otras afirmaciones que son contundentes e indican que los azucares que compiten por asimilación hepática son todos los dulces aún los edulcorantes sintéticos, a excepción de la fructosa y la miel. Estos entran al hígado metabolizados directamente sin intervención de insulina y es por esto que la miel no eleva el colesterol, ni los triglicéridos.
Consultado sobre este tema por Portal Apícola, el doctor Julio Cesar Díaz señaló que: “En mi experiencia profesional y desde el punto de vista técnico, la miel facilita la absorción y digestión de grasas, directa e indirectamente (siempre que hablemos de miel sin calentar, que conserva su contenido enzimático). También, por observación a través de varios años y algunos miles de pacientes, digo que mayoritariamente desciende los triglicéridos”. El entrevistado también expresó que: “La realidad es que el metabolismo de las grasas es muy complejo, difiere en cada persona por su carga genética y por su dieta. También es de hacer notar que la "medida" de laboratorio es solo un número en un papel y no me dice si ese aumento es porque se están transformando en dañinos o porque el cuerpo los remueve para reciclarlos o eliminarlos”.