REPERCUSIONES
Las empresas frente al estancamiento comercial
Portal Apícola | Lunes 16 de Enero de 2012
www.api-portal.com.ar

Más allá de las complicaciones propias de la situación, en líneas generales las empresas pudieron adaptarse a la crisis y pasar el 2011 sin demasiados sobresaltos. Se estiraron los plazos para cobrar.

Desde Abril a esta parte, los apicultores están buscando la mejor forma de comercializar su producción, dentro de un mercado que se mueve lento y con precios que complican sustancialmente el panorama y evidentemente esto repercute en mayor o menor medida en diferentes empresas del sector.
Portal Apícola dialogó con empresarios dedicados a diferentes rubros para analizar el 2011 desde el punto de vista comercial y bajo las condiciones establecidas tras la resolución sobre Organismos Genéticamente Modificados en la miel.
Indudablemente que la falta de dinero liquido afectó comercialmente a las empresas apícolas, al respecto desde San Francisco (Córdoba) Soledad Vairolatti señaló “desde Abril, la movilidad mínima del mercado y con mieles seleccionadas provocaron que el productor llegue a la nueva campaña sin dinero y entonces esto repercute”. “La situación se sintió más en el material apícola, prácticamente no se movió material nuevo”, prosiguió.
Frente al panorama actual, la empresaria explicó “lo más complicado para una empresa es la inestabilidad del sector. La clave es medir el crecimiento y evaluar los riesgos”.
En concordancia desde Huanguelén Julio Tessei manifestó “el sector está bastante deprimido. Varios años con poca producción y encima ahora se sumaron las trabas comerciales con Europa”. “Hubo poca comercialización, porque los productores no tienen recursos. La venta de insumos fue el rubro más afectado”, remató.
Para finalizar Tessei señaló que todavía queda un remanente de la cosecha anterior sin vender y con la realidad actual es complicado obtener rentabilidad, porque se depende únicamente del mercado estadounidense. “En esta zona se habla de 8 pesos el kilo de miel aproximadamente y encima con poco intención de compra”.
En contrapartida, desde Apícola Maipú (Buenos Aires) Daniel Derdoy aseguró que su empresa (dedicada a la venta de materiales) tuvo un 2011 bastante bueno. “De uno a diez fue un año de siete puntos. Tuvo altibajos, pero en líneas generales fue productivo”, graficó.
Sin embargo, Derdoy se quejó por las dificultades que tienen las empresas para expandirse y señaló “hay complicaciones desde el punto de vista financiero. Los bancos siempre le dan plata a los que tienen plata y los emprendedores tenemos que rebuscárnosla como sea”.
Desde Arroyito Apicultura, Provincia de Córdoba, Patricia Brizio señaló “me fue mejor que otros años. Con respecto a la miel se compró bastante y con respecto a la venta de material recién ahora se está comenzando a mover, por ejemplo se empezó a pedir cera y antes nada”. “Estuve tomando miel con limitaciones por el problema de Europa, pero Hubo compradores que tenían la información que la miel iba a aumentar y ahora se quedaron con muchísimos tambores en sus galpones”.
Con respecto al rubro maquinarias, Eduardo Colomba de Colomba y Coronel mostró un medido conformismo. “Tuvimos buenos clientes y ventas interesantes. Vendimos para pasar el año sin sobresaltos”.
El empresario además aclaró que mejoraron con respecto al 2010 y que además año tras año apuestan a seguir creciendo, aunque dejó el interrogante abierto frente a las condiciones actuales que se manejan en todo el mundo.
Por su parte desde Inderco Adrián Ercoli explicó que las ventas fueron muy buenas y superaron ampliamente a las concretadas durante el año pasado, aunque aclaró que el estancamiento en la venta de miel repercutió en la cobranza. “Después de Apimondia fue un caos con pedidos del exterior y también de acá. En Octubre me quedé sin maquinas y ahora me estoy dedicando a comprar usado para repararlo y venderlo en garantido”.
Indudablemente, que las empresas dedicadas a la venta de material vivo fueron las menos afectadas por las vicisitudes comerciales del sector. “El productor las reinas las necesita y en consecuencia siempre tenemos ventas”, comentó desde Santa Fe Guillermo Estevenasi, de Misqui Huasi. Sin embargo, rápidamente aclaro “no hay grandes ventas, porque al productor le cuesta expandirse y fundamentalmente compra para recuperar colmenas muertas por Varroa”.
También desde Santa Fe, Alejando Lalli de Don Jaled mostró su enojo ante el panorama actual y manifestó “todos quieren y necesitan reinas, pero nadie tiene plata. Acá el problema es el bajo precio de la miel”. “Las reinas las vendó a 50 pesos, pero vienen los productores y te regatean el precio y si bajas perdes plata. Las reinas tendrían que estar valiendo entre 60 y 70 pesos”.
Para finalizar Lalli señaló que las ventas se incrementaron con respecto al año pasado, pero no rinde el dinero.
En sintonía, desde Ciudadela (Buenos Aires) Eduardo López de Cabaña Aldama consideró que el 2011 fue negativo, porque los precios que se pagan actualmente por la miel afectan a todo el circuito productivo. “Con el cambio del dólar, la miel debería estar entre los 11 y 12 pesos el kilo y apenas alcanza los 8 pesos con cincuenta”. “Con estos valores es imposible subir el precio del material vivo y todo sube”.
Por último López manifestó que en la zona están comprando miel y al respectó dijo “por ahí los acopiadores conocen algo sobre que se destrabara la situación que nosotros no sabemos y están comprando a estos precios bajos para después sacar mayor rentabilidad”. “Lamentablemente no podemos confiar en nadie. De la vieja producción se vendió bastante, pero debe quedar entre el 15 y 20 por ciento”.
En tanto, Mauricio Torchelli desde la localidad bonaerense de Carhué mostró su alegría por cerrar un año sumamente positivo y con un importante incremento comercial con respecto al 2010. “Vendí prácticamente el doble con respecto al año pasado. Las Celdas cuestan 10 pesos y las reinas fecundadas 45 pesos”, señaló.
.





ir arriba