NOTA TECNICA
La ventilación de las colmenas, factor clave para una buena producción

Portal Apícola | Lunes 02 de Febrero de 2010
www.api-portal.com.ar

La ventilación es una técnica muy sencilla, económica y que no requiere esfuerzo adicional de manipulación. Es sumamente importante en la incubación de la cría y en la maduración de la miel.

El concepto de ventilar una colonia de abejas es ampliamente conocido y practicado en muchos lugares, por su demostrado efecto positivo en la salud de la colonia y la maduración de la miel. Muchos males comunes en la apicultura se resuelven con un adecuado manejo de la colmena, y la ventilación es una técnica muy sencilla, económica y que no requiere esfuerzo adicional de manipulación.
La ventilación es sumamente importante en la incubación de la cría y en la maduración de la miel, señala un artículo elaborado por el Técnico en Apicultura, Alejandro Nicol Pasch.

Incubación de la cría

La incubación de las larvas y pupas requiere de condiciones especiales de humedad y temperatura para su desarrollo saludable, además de la alimentación. Especialmente los huevos y larvas son sumamente vulnerables a cambios en su ambiente. Las pupas o cría sellada son un poco más tolerantes a pequeños cambios.
Las abejas generan calor y humedad por su respiración y actividad física. La colonia es capaz de aumentar o disminuir la humedad y temperatura del nido para adecuarla al desarrollo de las crías.
Normalmente, una colonia necesita regular en el nido de cría a una temperatura de 34 grados, con un nivel de humedad constante para impedir que las larvas se deshidraten. Estas condiciones adecuadas para incubación de crías deben ser independientes de las condiciones externas. Dentro de la misma colmena hay variaciones importantes de temperatura, siendo el área más crítica el centro del nido donde están las larvas.
Está demostrado que las abejas tienen una enorme habilidad para regular la temperatura del nido y mantenerla estable, aún cuando afuera las condiciones sean extremas. Es esta habilidad natural de las abejas lo que permite su desarrollo en lugares muy calientes y también muy fríos.
Por otro lado, hay ciertas condiciones ambientales que se pueden dar en la colmena que son desfavorables para la incubación sana de larvas y pupas.

a) calor excesivo
b) calor insuficiente
c) humedad excesiva
d) humedad insuficiente

Cuando se dan estas condiciones desfavorables, es difícil la incubación de las crías, y las abejas deben hacer un esfuerzo extraordinario para corregirlas todo el tiempo. Los apicultores generalmente no se dan cuenta que las abejas tienen dificultades, pero lo cierto es que este esfuerzo adicional puede llegar a ser tan grande, que obliga a la colonia a abandonar su nido. Aún cuando la colonia no abandone o enjambre, hay que tomar en cuenta que las abejas encargadas de hacer labores caseras (nodrizas, mieleras, limpiadoras, etc) deben distraerse para atender la "emergencia ambiental", reduciendo su actividad productiva.
En la época de verano, cuando las poblaciones crecen y el sol calienta, la ventilación de las colmenas es muy importante. Es cierto que el ambiente está más seco en los meses de verano (flujo principal de néctar), pero es también la época en que entra néctar y los apicultores necesitan que se convierta en miel.
Además de provocar un esfuerzo adicional a las abejas, las condiciones desfavorables que se mencionaron pueden resultar muy favorables para el crecimiento de organismos malignos como hongos y bacterias, que no sólo perjudican a las abejas adultas y sus crías, sino que afectan también la madera de las colmenas.
La manera más eficiente de ayudar a las abejas a lograr condiciones óptimas, es proveerles una entrada de aire fresco en la parte inferior, y una salida de aire caliente y muy húmedo en la parte superior, y el espacio suficiente para sus necesidades de cría y almacenaje.
Hoy en día es muy común colocar pisos de cedazo a las colmenas, a la vez que dejar rendijas entre las cajas y la tapadera. Las observaciones de muchos apicultores son que las colmenas mejoran en su desarrollo. Los pisos de cedazo, además de mejorar la ventilación, impiden que se acumule humedad y basura en las esquinas del piso, evitando la proliferación de bichos, entre ellos, las polillas de la cera, hormigas, cucarachas, cochinillas. En general, una colmena más seca es una colmena más sana.
La ventilación no se refiere a dejar aberturas grandes que faciliten el pillaje. La ventilación significa facilitar la salida de aire caliente, lo cual se logra con espacios muy pequeños. Algunas colmenas tienen una mayor tendencia a propolizar que otras, para cerrar espacios que no consideran apropiados.
Sin embargo, si algo no pueden hacer las abejas es abrir agujeros en las cajas para facilitar la evacuación de exceso de calor y humedad. En este sentido, una tapadera "inteligente" es aquella que protege de sol y lluvia, a la vez que permite la salida del aire e impide el pillaje.

Calor excesivo

- Las abejas se dispersan, llegando a salir de la colmena.
- Las abejas aletean en la piquera para hacer circular el aire caliente, e ingresar aire "fresco".
- Las abejas traen agua y riegan gotas por los panales, para que la evaporación refresque el ambiente.
- Abandono de la colmena.
- Dar espacio suficiente para dispersar el calor y las abejas, agregando alzas.
- Proveer una salida de aire en la parte superior de la colmena.
- Procurar que exista una fuente de agua cerca.
- Colocar colmenas en media sombra.
- Pintar cajas de colores claros

Calor insuficiente

- Las abejas se amontonan para calentar el nido.
- Menos pecoreo.
- Las abejas propolizan aberturas.
- Quitar alzas vacías para que el calor se concentre
- Quitar panales vacíos y reducir el espacio que ocupa el núcleo.
- Las abejas interrumpen pecoreo para calentar nido

Humedad excesiva

- Las abejas ventilan para sacar el aire saturado por la piquera y otras aberturas.
- Las abejas abandonan la colmena.
- Colocar las colmenas en media sombra o al sol.
- Desbrozar área del apiario para que el aire circule

Humedad insuficiente

- Las abejas riegan gotas de agua y ventilan para esparcir humedad.
- Proveer fuente de agua.
- Proveer media sombra.

Maduración de la miel

El segundo tema importante en la ventilación de las colmenas es su influencia en el proceso de maduración de la miel. Este tema es de mucha importancia para el apicultor, porque es allí donde radica parte del éxito de sus esfuerzos de todo un año. Por supuesto que no sólo la calidad de la miel es importante, sino su cantidad.
Las abejas recolectan néctar de las flores para alimentarse. El néctar puede tener arriba de 80% de agua, lo cual significa que no se puede guardar tal como es en los panales, porque se fermenta rápidamente. Es por eso que las abejas le hacen un proceso muy especial para poderlo almacenar y que no se descomponga.
Instintivamente las abejas saben que deben guardar comida para la época de escasez, pero también saben que deben tener reservas de comida disponibles todo el tiempo. Recordemos que las abejas recolectan, procesan y almacenan el néctar en forma de miel para ellas sobrevivir en época de escasez.
La cantidad de agua que contiene el néctar es variable; mientras más agua contiene, mayor será el esfuerzo y tiempo que requiere "secarlo" o deshidratarlo.
La forma más fácil y rápida de evaporar agua del néctar es esparcirlo en pequeñas gotitas por las celdas de los panales, haciendo pasar cierta ventilación por ellos.
Si las abejas recogen mucho néctar pero tienen muy poco espacio de panal donde ponerlo, entonces tienden a llenar las celdas con néctar ralo y éste tarda mucho más tiempo en secarse hasta convertirse en miel. Por el contrario, cuando hay mucho espacio de panal libre, las abejas esparcen el néctar para acelerar el secado, y luego lo van juntando y concentrando en celdas hasta llenarlas de néctar "seco", o sea miel.
Para las abejas es suficiente que el néctar baje a 20 % o 19 % de humedad, porque ya no fermenta y proceden a cubrirlo con opérculo de cera. La cera permite el paso de humedad, pero muy, muy despacio. Una vez que la miel está operculada, es muy difícil que siga perdiendo humedad en las condiciones ambientales naturales del apiario. Esto significa que el apicultor debe ayudar a la maduración rápida del néctar, para que el operculado se ponga cuando la miel está abajo del 18%.
Las abejas no van a impedir que el néctar pierda humedad de manera rápida y fácil dentro de la colmena, digamos hasta quedar en un 17 % o 18 %, pero tampoco se van a esforzar en ello. Por eso, un sistema de ventilación es una gran ayuda en el proceso.
Un ejemplo muy sencillo para apreciar la importancia de esparcir el néctar y ventilarlo es el siguiente: tomar un vaso de agua y regarlo por el piso; luego tomar otro vaso de agua igual y ponerlo en el piso. Cuál agua cree usted que se va a "secar" más rápido? La que está regada en el piso, o la que está dentro del vaso?
La respuesta es lógica: el agua regada por el piso se seca muco más rápido que adentro del vaso. Pues lo mismo sucede con el néctar esparcido por muchos panales, en comparación con celdas llenas en pocos panales.
Otro ejemplo que ilustra la importancia de la ventilación es cuando deseamos secar ropa en un ambiente encerrado y húmedo, en comparación con un ambiente ventilado y más seco. La ropa se secará más rápido en un ambiente seco y ventilado aunque la temperatura sea menor. El aire caliente del interior de la colmena atrapa mucha humedad hasta que ya no puede absorber más, y entonces lo que está húmedo (el néctar) ya no se seca con rapidez. Por esa razón es importante que el aire saturado salga y se reponga con aire fresco.

 

Resaltados

Muchos males en la apicultura se resuelven con un adecuado manejo de la colmena, y la ventilación es una técnica muy sencilla, económica y que no requiere esfuerzo adicional de manipulación. Es sumamente importante en la incubación de la cría y en la maduración de la miel.

Hay ciertas condiciones ambientales que se pueden dar en la colmena que son desfavorables para la incubación sana de larvas y pupas.

a) calor excesivo
b) calor insuficiente
c) humedad excesiva

d) humedad insuficiente



ir arriba