MULTIPLICACIÓN EN EL APIARIO
Posibilidades de la división de colmenas


Portal Apícola (26/03/07) La división de colonias es una posibilidad que puede tomar el apicultor para multiplicar su apiario. Pero cuidado, sacar una colmena nueva de una colmena madre no es una tarea sencilla. El Apicultor presenta algunos métodos y secretos de esta alternativa.


El manejo del espacio es crucial en la división de colmenas

La división de colmenas es una alternativa interesante para multiplicar el apiario. El libro el «ABC y XYZ de la apicultura define a este método como la operación de aumentar el número de colonias tomando parte de los cuadros con las abejas que los cubre, con o sin reina, para colocarlos en una nueva colmena ubicada sobre otra base. La división de colmenas no es recomendable para quien se inicia en apicultura pues, además de llenar el colmenar de núcleos débiles, puede frustrar toda posibilidad de cosecha.
Es importante tomar en cuenta que la colonia madre de la cual se va a dar comienzo a la nueva colmena deberá ser lo suficientemente potente para que cuando se le extraigan cuadros no quede una colmena débil. Por esta razón la división de colmenas es un método que puede resultar eficaz pero que debe realizarse con sumo cuidado para que las dos colmenas, la madre y la nueva no sean débiles.

Como hacer la división
Para realizar la división de colmenas es necesario contar con un alza y nueve o diez panales labrados o una combinación de panales labrados y cera estampada. También se necesita una entretapa que posea dos tejidos mosquiteros en cada orificio de escape y un corte de un centímetro y cuarto en uno de los listones laterales del marco. Además se precisa una reina enjaulada o una celda real operculada.
Hay que seleccionar una colonia que ocupe dos cuerpos de colmena de la cual se tomarán dos cuadros de cría operculada y uno de cría abierta con todas las abejas que los cubren y se colocan en el alza vacía ubicada en la entretapa.
El cuadro con cría abierta se ubica entre los dos de cría operculada, en tanto la jaula con la reina se pone al lado del cuadro con cría desope-rculada.
Los tres cuadros deben estar perfectamente colocados encima del orificio de escape que se ha cubierto con el tejido.

Traspaso de cuadros en la división de cámara

Si la cantidad de abejas en los tres panales no es elevada se pueden agregar abejas sacudiendo otros panales de la colmena madre dentro del alza. Luego se deja momentáneamente el alza tapada de manera que las abejas no se escapen. Después se agregan al alza por o menos dos panales llenos de miel y polen y se completa el alza con panales labrados y se necesita con cera estampada.

En la colmena madre se corren hacia el centro todos los cuadros de cría que sobraron y de esa manera se llenan los espacios vacíos a los costados con panales labrados o cuadros con cera estampada.
Habrá que cerciorarse de que la reina de la colonia madre no haya sido transferida a la nueva alza. Puede resultar más conveniente o más seguro encontrar a la reina antes de empezar a transferir cuadros. Una vez ubicada puede dejarse a un lado el cuadro sobre el que se encuentra o se la puede volver a meter en la jaulita, con la intención de devolverla a su colmena cuando la división esté lista.
Una vez repuestos todos los cuadros en la colmena madre, la nueva alza y la entretapa sobre la cual se apoya se colocan sobre el segundo cuerpo de dicha colmena, tapándose con una entretapa común y un techo.
El hueco de escape que se encuentra cubierto por el tejido mosquitero no dejará que las obreras y las reinas de las ahora dos colonias no entren en contacto, aunque si permite que el calor que la colmena madre genere llegue a la nueva para mantener una temperatura adecuada en el nido de cría. Las pecoreadotas de la nueva colonia podrán salir por la abertura realizada en el marco de la entretapa y el tamaño reducido de esta piquera impedirá que se produzca pillaje.

 
Para ser dividida con éxito, una cámara debe reunir condiciones específicas

Otra alternatia

Otra posibilidad de división de colmenas consiste en el suministro de ocho litros de jarabe de azúcar a diez colonias potentes. Una vez que la sustancia ha sido injerida por las abejas se coloca un alza con panales labrados sobre cada una de las diez colmenas.
En las semanas siguientes las reinas subieron al tercer cuerpo, aovando en varios panales en tanto las obreras almacenaron allí algo de miel y polen.
De esta manera y siguiendo este procedimiento, podrá obtenerse una nueva colonia en el tercer cuerpo de la colmena. En primer lugar habrá que controlar que la reina no esté y si está quitarla.
Si hay una cantidad suficiente de cría, abejas, polen y néctar, el apicultor solo necesitará agregar una reina enjaulada, colocar la una entretapa preparada como en el procedimiento anterior (orificio de escape tapado en ambos lados con tejido mosquitero y un corte de 1 centímetro y cuarto en uno de los listones laterales) entre el segundo y el tercer cuerpo. Hay que verificar que la cría esté ubicada encima del orificio de escape.
Finalmente, si hiciera falta un suplemento de polen, miel o abejas, el mismo se agrega de la manera ya descripta.

Una vez realizada la operación, si las condiciones acompañan (clima, afluencia de néctar) la colonia ya estará lo suficientemente fuerte y se puede trasladarla a otro lugar.
De cualquier manera, es mejor mover la colmena madre y dejar la nueva en el lugar original porque de esa manera, si la madre no se aleja más de 600 metros, las pecoreadotas volverán a su ubicación primitiva y reforzarán la población de la nueva colmena.
En caso de llevar adelante este procedimiento de división de colmenas es aconsejable efectuar el traslado en el transcurso de un flujo de néctar, aunque sea secundario. De esta forma se asegura la aceptación de la nueva reina por parte de las pecoreadotas.

 

Diferentes situaciones y diferentes soluciones

La división de colmenas parte de circunstancias diversas y no todas aceptan las mismas recetas.
Por ejemplo para obtenernúcleos de colmenas con muchísimas abejas y reservas alimentarias. Circunstancia para la que algunos recomiendan fecundar reinas y para futuras divisiones ya que en febrero y marzo no hay demasiados problemas e fecundación
O directamente dividir y obtener núcleos con celdas o reinas vírgenes, según prefieren otros.
Por esta época del año también es posible realizar las divisiones con reinas fecundadas y hay apicultores que han probado varios tipos: una de las posibilidades es completar una cámara de cría en otra colmena con cuadros de cría y miel. En segundo término, con tres cuadros de cría y dos de alimentos se deja una cámara bien fuerte abajo y sobre esta se pone una división con mosquitero y arriba una alza con los cinco cuadros más la reina fecundada. La división de arriba queda con la piquera para el lado contrario que la piquera de la cámara de abajo.
Para obtener directamente varios núcleos, no siempre se consigue que todos sobrevivan el invierno, y tampoco que los que lo hagan lleguen a primavera en buenas condiciones de cantidad y sanidad como para iniciar bien la próxima temporada.
Por otro lado, hay toda una corriente de opinión que recomienda no hacer núcleos a fin de temporada, porque cuando empiece el pillaje, es muy posible que los núcleos chicos sean literalmente saqueados por las colmenas más fuertes y por ser más dificultosos de mantener, en línea con la prescripción del libro «ABC y XYZ de la apicultura».
Algunas experiencias señalan que muchas veces el núcleo que se realiza a fin de temporada arranca muy bien, hasta llegar a 6 o 7 cuadros, con una buena reserva de alimentos al mes de mayo. Sin embargo, en julio comienzan a caer y no pasan el mes de agosto, aún después de haber curado, haber gastado en alimento, viajes al apiario fuera de temporada.
Tampoco hay que olvidar que colmenas fuertes y sanas pueden pasar muy bien el invierno y ser nucleadas a principios de la temporada.