EXPERIENCIA SANTAFESINA
Cincuenta kilos por colmena sembrando colza y pasturas

1000 hectáreas para las abejas

Portal Apícola
(18/11/04) Una producción api-agropecuaria en el cual no sólo se vende la miel, sino la alfalfa y la colza. La renta presunta sustenta el alquiler del campo y las semillas. Quienes la aplican aseguran que “es ciento por ciento rentable, incluso con una miel de 2,50 el kilo”.

Cosecha de néctar

Luego que trascendiera la experiencia, que por primera vez se difundió en un medio apícola a través de Anuario Apícola y Portal Apícola, de siembra de Santa Fe, mucho se ha hablado sobre lo que originalmente se tituló como “sembrar para las abejas”.
Pero en realidad esta nueva alternativa productiva pone en evidencia el carácter animal –vegetal que origina la miel. Así, la apicultura empieza a descubrir a la agricultura y ganadería como parte de su sentido productivo más íntimo.
¿No es acaso el apicultor un agricultor de néctar y polen, que recolecta con cosechadoras aéreas?

Antonio Deleda , de la zona de Casilda en Santa Fe,
es apicultor de toda la vida y desde algún tiempo, por
la falta de floraciones en su zona a causa de la soja, devenido también en agricultor. Deleda siembra alfalfa y colza para sus abejas y aseguró a Portal Apícola que obtiene como mínimo un rinde promedio de 50 kilos por colmena. Este apicultor santafesino definió un proyecto en el cual no sólo vende la miel, sino los rollos de alfalfa y la colza. Con el dinero que obtiene por esta tarea de “agricultor” financia el proyecto de siembra.
“Dentro de la actividad agropecuaria la apicultura es la mas rentable de todas, incluso que la soja –asegura- Les puedo demostrar en números que hoy hay que sembrar para las abejas”, indicó Deleda en una de las disertaciones del Seminario realizado en Rufino, Santa Fe, y sorprendió a los presentes con una ecuación en
la cual el saldo positivo para 200 colmenas es de 25 mil pesos (con una miel a dos pesos con cincuenta y sin contar los costos específicos) y cuya inversión inicial fue de 16 mil pesos para la siembra.
Y no sólo Deleda apuesta a sembrar para las abejas.
Un apicultor muy experimentado del sur de Córdoba alquiló un campo de 1000 hectáreas e invirtió 270 mil pesos en prepararlo y sembrarlo para recibir casi 5000 colmenas este año ( ver : 1000 hectáreas para las abejas).
De regreso con el apicultor santafesino, el circuito de producción pormenorizado ideado por Deleda se basa en dos cuestiones fundamentales: el tipo de siembra y la cantidad de abejas que van por metro cuadrado a esas floraciones.

Los números del proyecto

Hace falta lluvia

Está claro que estos circuitos productivos dependen de la situación climática y especialmente de la suficiencia de lluvia y humedad.
Para el caso de Deleda se estimó indispensable un régimen de no menos de 800 milímetros anuales.
Si las pasturas son otras distintas de la alfalfa, se necesita más agua aún.

El apicultor de la zona de Casilda indicó que alquila sus campos a 15 quintales de soja, uno de los precios más onerosos, y sin embargo los números le cierran. “Todos sabemos que la abeja necesita flores es lo único y la fuente principal para obtener miel. Puedo demostrar que alquilando campos a 15 quintales de soja como es la zona de Casilda y toda la parte de Venado Tuerto, que es un máximo de alquiler, es aún así rentable.”
“Hoy también sabemos la cantidad de abeja que van por hectárea a determinados cultivos y eso nos facilita la cantidad de colmenas que podemos poner por hectárea, lo que es muy importante antes de hacer este tipo de proyectos”, sostuvo Deleda.
El ejemplo del apicultor santafesino esta basado en un alquiler de un lote de 20 hectáreas, alquiladas a 15 quintales de soja. Lo que equivale a 300 quintales de soja al año. El precio estimativo dispuesto por Deleda es de 50 pesos el quintal , lo que equivale a 15 mil pesos.
“En 20 hectáreas puedo poner 200 colmenas. Antes de seguir, voy a indicar que en estas 20 hectáreas hago una alfalfa Monarca. Y digo Monarca porque se que en ese tipo de alfalfa van 28 abejas por metro cuadrado. Entonces si van 28 abejas por metro cuadrado, en una hectárea necesito 280 mil abejas . Para poder tener 280 mil abejas necesito como mínimo 10 colmenas de 50 a 60 mil abejas. O sea que esto no es para poner núcleos de cuatro marcos o nada por el estilo, hay que poner colmenas en producción, bien desarrolladas y entonces puedo poner en este lote 200 colmenas”, argumentó Deleda y agregó que “en muy buenas producciones con una producción constante, nosotros sabemos perfectamente que el tope de una colmena son 90 a 100 kilos y eso un apicultor mayor me lo puede confirmar porque ha tenido conocimiento de lo que se ha sacado”.
Deleda indica sin embargo que el no necesita un rinde 100 kilos por colmena para que el proyecto sea rentable, sino que con 50 el circuito es ya efectivo.
Efectivamente, un apicultor consultado por nuestro medio y que cosechó sus colmenas en esta alfalfa, aseguró haber obtenido de 100 a 150 kilos de miel por colmena.
“Esta pastura con una alfalfa Monarca, (la tradicional alfalfa pampeana mejorada genéticamente) unos 200 gramos de trébol blanco y algo de colza para tener un polen temprano, me cuesta alrededor de cinco mil pesos. Estos cinco mil pesos –especificó- los tengo que prorratear en cinco años porque sé que una pastura sin estar pisoteada por animales y todo eso me dura por lo menos cinco años. Entonces tengo mil pesos por año, aunque tenga que ponerlo en el primer año. Pero en los números globales me da que lo voy amortizando mil pesos por año. Entonces, tengo un gasto de 16 mil pesos”, arrojó como sumatoria total de gastos el apicultor santafesino.
“Con 200 colmenas a 50 kilos hoy saco 10 mil kilos de miel. Diez mil kilos de miel a $2,50 son 25 mil pesos, cuando yo gaste 16 mil. Por eso sostengo que es mas rentable que cualquier otro producto. Este mismo lote de 20 hectáreas que un contratista rural, un agricultor, que siembra soja paga 15 quintales tiene aproximadamente unos 10 quintales para hacer la siembra con semillas fertilizantes, seguros y todas las demás cosas se le va a 25 quintales. Y viniendo todas las cosas bien, puede sacar 35 quintales de soja, entonces ganó 10 quintales, o sea que gano un 30 por ciento A nosotros si hacemos la cuenta nos dio más que un 30 por ciento”, comparó el productor.
Este sistema, según el apicultor santafesino, se puede aún mejorar. “En vez de conseguir campos de 15 quintales consigo campos de tres o cuatro quintales entonces cuánto mejoro todo esto. Y también puedo mejorar el rinde de 50 kilos teniendo sanidad en las colmenas y muy buena población. Además, lo hago con alfalfa, porque a esto le tengo que agregar los rollos que puedo hacer después de 30 días de floración de la alfalfa. Con esos rollos también voy amortizando parte de la siembra o parte del alquiler. Ocurre lo mismo con la colza. Porque el colono no deja de hacer menos soja por hacer colza, porque es un cultivo que esta en contra estación de la soja. Con lo cual puedo cosechar la colza y después sembrar la soja, como para también amortizar un poco los gastos.”, sostuvo Deleda.
Obviamente, la siembra cosecha de la colza puede hacerse sólo el primer año, o en lotes separados de la alfalfa, ya que este cultivo es multianual.
“Hay muchas formas es cuestión de buscarle la vuelta. Nosotros tuvimos que buscársela obligadamente. Y el beneficio mas grande que nos trae es que en cinco años tenemos una estabilidad de producción, porque tenemos la fluoración para las abejas. Entonces nos puede variar un poco el rinde por la variable climática. Pero tampoco nos va a cambiar una locura el rinde”, indicó Deleda..
El apicultor santafesino, para finalizar, marco una salvedad del tipo geográfica. “Quiero aclarar que esto no es para todas las zonas del país, porque en muchos lugares tienen floraciones naturales todavía, entonces a lo mejor no les hace falta hacer esto. En mi zona en particular, que es zona sojera por excelencia, prácticamente no quedo cabida para la apicultura sino implementamos unos trabajos de este tipo”, culminó.

1000 hectáreas para las abejas

Ya hay varias experiencias de siembra para las abejas, pero nunca hubo una tan grande como la que se apresta a realizar esta temporada José Traversa, que alquiló un campo de 1000 hectáreas e invirtió 270 mil pesos en prepararlo y sembrarlo para recibir casi 5000 colmenas.
José Traversa, apicultor radicado en el sur de Córdoba, pero con origen en Lincoln (Bs. As.) espera cosechar hasta 100 kilos por colmena, duplicando o triplicando los rindes normales.
Según indicó Traversa a Portal Apícola, “Estamos concretando un proyecto de producción primaria que veníamos estudiando desde hace varios años y tenía desde hace 10 dando vuelta en mi cabeza”.
“No tengo noticias de una siembra apícola tan grande, realizada en Argentina”, se entusiasmó el apicultor.
La pastura incluye la siembra de lotus, trebol blanco, melilotus y mostacilla, lo que garantiza floración escalonada desde agosto hasta febrero. Seis meses de flor disponible.
Según comentó el empresario, “de las mil hectáreas destiné 200 a la siembra de soja, como para ayudarme a pagar el alquiler”. Como vemos, los términos agricultores y apicultores empiezan a aproximarse en esta ecuación económica.
La siembra de esta pastura es sustancialmente más cara que la siembra de alfalfa y al tratarse de un campo sólo apto para ganadería, debieron realizarse importantes gastos en mejoras de la tierra –“sólo en incorporación de fósforo gastamos varios miles de pesos”, se indicó- que se justifican en un proyecto a largo plazo. De hecho el alquiler (90 kilos de novillo por año) se pactó a 5 años con opción a 5 años más.
Es importante destacar que en este campo, en la zona central de Buenos Aires, tiene un régimen de lluvia de entre 1000 y 1300 milímetros por año, lo que permite especular con ciertas garantías de humedad.
A diferencia de superficies más chicas dedicadas a estas novedosas experiencias donde se especula con 10 a 12 colmenas por hectárea, en este caso la carga de colmenas será de 5 a 7, privilegiando los mayores rindes.
Otra experiencia, esta vez a gran escala, de una modalidad productiva que busca su lugar: la siembra apícola.

 


ir arriba