NOTA TECNICA

Polinización de alfalfa
Portal Apícola | Lunes 31 de Marzo de 2014
www.api-portal.com.ar

Cuando la polinización es cruzada, se obtiene un mayor número de semillas por vaina y las plantas son de mayor vigor y resistencia a factores adversos.

La polinización ocupa un lugar importante entre los factores que influyen en los rendimientos cualitativos y cuantitativos de los cultivos destinados a la producción de frutos y semillas y la alfalfa por supuesto que no es excepción.

El grado de floración de un cultivo para la producción de semilla, puede dar una idea errónea de su futuro rendimiento. Puede existir una floración abundante y ser escasa la producción de semilla, tal situación se denomina comúnmente “corrido de la flor” y evidencia, entre otras causas, una falta de polinización adecuada.

Si bien la alfalfa es una especie hermafrodita, las semillas resultantes de la autofecundación, son escasas y en general las plantas provenientes de estas semillas son poco vigorosas. Cuando la polinización es cruzada, se obtiene un mayor número de semillas por vaina y las plantas son de mayor vigor y resistencia a factores adversos a su correcto desarrollo, señala un artículo técnico presentado por Juan Manuel Raigon y que Portal Apícola presenta en versión periodística.

Para que se cumpla esto debe realizarse una polinización con insectos que sea realmente efectiva. El insecto realiza en la flor de alfalfa un trabajo denominado “desenlazado”, en el cual se libera la columna sexual de cada una de las flores.

Se produce cuando por algún mecanismo se hace presión en el fondo de la flor. Esto ocurre, por ejemplo, cuando un insecto presiona con su cabeza o aparato bucal, en busca del néctar secretado en la base de la estructura floral, donde se encuentran los nectarios.

Al producirse el desenlazado, la columna sexual golpea en la parte inferior de la cabeza del insecto, depositando polen en la misma. Al visitar otra flor, que debe estar desenlazada, el insecto deposita esos granos de polen en el estigma de la última flor visitada, resultando así transferido de una a otra y produciendo lo que se denomina polinización cruzada.

El proceso de desenlazado produce, en la abeja, un efecto de rechazo o molestia que la lleva a que pronto aprenda a succionar el néctar sin presionar en el fondo de la flor. Es necesario, en consecuencia, asegurar una mayor y permanente cantidad de abejas nuevas, que garanticen el desenlazado.

Ubicación de las colmenas

La ubicación de las colmenas en el campo se hará según la comodidad del productor pero sin descuidar estos detalles fundamentales:

- Colocar las colmenas orientadas hacia el cultivo.

- Distribuirlas alrededor del campo o en callejones intermedios. Agrupadas de a diez para evitar el incremento de la agresividad cuando se las revisa. La distancia máxima que requiera recorrer la abeja no debe ser mayor de 180 metros. Esta distancia favorece la efectividad de la abeja.

- Es importante que las colmenas estén ubicadas en zonas no inundables y de fácil acceso.


ir arriba