PERSPECTIVAS 09/10
Esperanzas de buena cosecha en puntos apícolas “fuertes”

Portal Apícola | Lunes 18 de Enero de 2010
www.api-portal.com.ar

En diferentes regiones de la provincia de Buenos Aires, Entre Ríos y La Pampa el panorama es alentador con respecto a temporadas anteriores. Córdoba y Santa Fe están complicados.

Tras dejar atrás la fuerte sequía que afectó al país durante varios meses y después de lluvias importantes para el sector, los productores tienen esperanzas de conseguir buenos rindes en la próxima zafra. Sin embargo, la frecuencia de las precipitaciones y la falta de días “lindos” siguen generando preocupación en varias regiones importantes del sector.
Para tener un panorama más concreto, nuestro medio dialogó con productores de las zonas apícolas más importantes del país.

Buenos Aires: Hacia el norte, más precisamente en Pergamino, las condiciones fueron muy buenas para el correcto desarrollo de las colmenas. “La lluvia nos favoreció bastante y la entrada de néctar es muy buena. Las perspectivas son las mejores e incluso hay varios lotes de girasol que se han recuperado y que nos serán de mucha utilidad”, aseguró Pablo Mucabare.
En la zona del Delta, los excesos pluviométricos provocaron la crecida del río y en consecuencia los apiarios se vieron severamente afectados, y en la pradera las constantes fumigaciones no dejaron floración disponible. “Los productores todavía están alimentando. Sí el río baja un poco puede ser buena, de lo contrario será muy mala”, explicó desde San Nicolás Carlos Mangiaterra.
Por su parte, en Pehuajó y alrededores, la soja avanza a “paso de gigante” y los productores cada vez tienen menos terrenos para instalar sus unidades, según manifestó Miguel Romero. Quien además agregó “no hay un panorama seguro sobre que puede ocurrir, porque muchos productores no tuvieron recursos para alimentar sus colmenas y los subsidios no llegaron a tiempo”.
En el sudoeste, el panorama muestra realidades diferentes entre localidades cercanas. En Coronel Pringles, después de una gran crisis por la sequía, en las últimas semanas llovió alrededor de 150 milímetros y mejoraron mucho las colmenas y los campos. “Las colmenas venían atrasadas y ahora se pusieron al día. Tenemos buenas perspectivas y comenzaremos a cosechar a mediados de enero”, señaló Luís Luna.
En Tres Arroyos el panorama es similar, porque la lluvia acompañó y “reverdeció” las esperanzas. Habitualmente la cosecha arranca el 15 de enero y se extiende hasta fines de febrero aproximadamente.
En Pigüé, Las colmenas están bien sanitariamente, pero no hay floración. “Llovió un poco pero no alcanzó”, explicó Néstor Álvarez. “En algunos casos puntuales en el monte comenzaron a cosechar, pero en general el panorama viene complicado”, finalizó.
En tanto, en la zona costera, las colmenas están en buen estado y la ilusión “florece” entre los apicultores. “De no ver sido por las bajas temperaturas de noviembre y la falta de lluvia, estaríamos en una de las mejores de los últimos 10 años”, afirmó Raúl Martino. “Los colmenares que tengan girasol cerca van a andar muy bien”, concluyó.

Entre Ríos: En la zona de Paraná y alrededores, las colmenas vienen bien hace rato y el horizonte se presenta alentador. Sin embargo, Gustavo Reziale aseguró que la gran cantidad de agua que está cayendo los está perjudicando.
Por su parte, desde Viale Omar Garayalde aseguró “acá siempre se arranca en la segunda semana de enero y nunca antes de fin de año como está sucediendo ahora. Yo levanté aproximadamente 20 kilos por colmena”, y en concordancia con Reziale sentenció “lo único que nos puede complicar es la frecuencia muy seguida de lluvias, pero si se presenta linda la situación, se pueden obtener rindes realmente muy buenos”.
Hacia el centro, desde Gobernador Mansilla Damián Rostan manifestó “acá viene muy bien y aunque nos complicó algo el exceso de agua. Hacía años que no había tanta floración”. “Ya hay productores que comenzaron a cosechar y las colmenas están con mucha miel”, culminó.
Jorge Rosato, de Chajarí, explicó que en la zona terminaron correctamente con la cosecha de citrus y que ahora trasladaron sus colmenas, mayoritariamente, hacia el sur de la provincia, donde la pradera está muy linda y con mucha entrada. “Si todo sigue así vamos a tener una buena cosecha”, exclamó.

Santa Fe: En la zona de Malabrigo y alrededores, las lluvias abundantes ocasionaron que las colmenas no pudieran trabajar correctamente y además bloquearon el paso de los productores hacia los apiarios. “Trabajan tres o cuatro días bien y vuelve a llover. Se lavan los girasoles y por lo tanto no hay néctar”, explicó Eric Silvestri. “Esta temporada no resultara muy efectiva debido a la prolongación del invierno, y al cambiante estado del tiempo. Primero mucha sequía, lo que no permitió sembrar girasol como en otros años y luego el exceso de lluvias”, concluyó.
En Esperanza, el panorama es muy similar, pese a que los campos están florecidos las abejas no pueden funcionar correctamente. “Habitualmente se comienza a trabajar a mediados de diciembre, pero venimos bastante atrasados”, señaló Gustavo Schuber. En consonancia, desde Sunchales, Jorge Tribuley manifestó “Pasamos de un extremo a otro. Primero nos afectó la intensa sequía y ahora está precipitando con demasiada frecuencia.
Está todo muy irregular, pero estimo que la temporada será bastante floja”. “Se retrasó mucho y ahora que hay floración las abejas no pueden trabajar porque el clima no acompaña para nada. Además, están fumigando mucho en los campos y eso también nos genera demasiadas complicaciones”, finalizó.
En Venado Tuerto, están los campos florecidos pero las colmenas no pueden trabajar por el exceso pluviométrico de las últimas semanas. “Llueve, llueve y llueve y eso complica mucho”, manifestó Gustavo Tielemans. “Si la lluvia para podemos tener buenos rindes, porque están buenas las pasturas y el poco girasol que hay”, finalizó.

Córdoba: En San Francisco las colmenas están bien sanitariamente, pero presentan poca población de abejas, y los productores mantienen pocas esperanzas de una buena zafra. “Entre el clima y las mentiras de la Presidenta para ayudar al sector vamos a desaparecer”, sentenció con resignación Pablo Escalante.
En Río Primero la situación es similar, fundamentalmente por la sequía y el avance cada vez mayor del monocultivo de soja. En tanto, hacía el oeste, en Deán Funes, la situación levantó un poco y las perspectivas son mejores, explicó Carlos Durand.
En Villa María, las precipitaciones cambiaron el panorama, sin embargo las expectativas son muy fluctuantes entre los productores.

La Pampa: En el norte de la provincia, en Ingeniero Luiggi y alrededores, hubo buena cosecha de monte, con productores que obtuvieron entre 25 y 30 kilos por unidad y otros tantos que rondaron los 20 kilos, según aseguró Luís Scarano.
Por su parte, En la zona de Doblas también existe un panorama sumamente alentador, gracias a las lluvias que recuperaron notablemente los campos. “Tanto el monte como la pradera vienen bastante bien y los productores ya comenzaron a cosechar.
El tema es que faltan colmenas, pero el panorama pinta realmente muy bien”, aseguraron desde la Cooperativa de Agua Potable y otros Servicios Públicos de Doblas Ltda.

 

 






ir arriba