EXPERIENCIA / POR PABLO BAROFFIO

Selección Genética para el control de Varroa
Portal Apícola | Martes 22 de Abril de 2014
www.api-portal.com.ar

Los monitoreos en las colmenas los realizo mas por curiosidad que otra cosa últimamente, y es por el tipo de abeja que estoy trabajando desde hace unos años, que es una selección de madres provenientes de criollas y ligústicas.

A partir de seleccionar y seleccionar entre colonias varroa-resistentes y que presenten cierta mansedumbre combinada con una buena conducta higiénica (el criterio de la mejor de 30 en estos aspectos), me ha llevado a no precisar curar desde hace tres años, más que eventualmente alguna que por débil o por pilladora se ve infectada. Esto es alrededor del 4 al 5 por ciento de las colmenas.
En todas ellas no uso cera estampada en los nidos, solo los panales que ellas levantan entre los 4,9 y 5 MM, dejando solo los obrados que ya tenía de cera estampada para las melarias.
Así mismo sigo los monitoreos con la prueba del frasco y abriendo celdas de zánganos o de cría cuando no hay de estos, muy temprano a fines de Julio para tomar a la colonia con muy poca cría y así en caso de tener que aplicar (oxálico gasificado) lo hago allí, donde es muy efectivo. En general una o dos aplicaciones en ese momento es suficiente.

De allí hasta mediados de Noviembre no realizo control de Varroa, mas que eventualmente en alguna que encuentre medio caída, y de encontrarse con más de un 5 por ciento le doy con Oxálico tres pasadas, una por semana y una aplicación de jarabe de propóleos, y de nuevo a monitorear a los 30 días. En caso de que no tenga chances de llegar a la cosecha con miel, que es lo usual cuando vienen débiles, ahí si la trato con Bayticol y queda marcada para nuevo control en Marzo, luego de la segunda vuelta, donde de continuar con porcentajes altos la elimino sin más tramite.

La otra revisión es post-cosecha en fines de Marzo, donde trato de no dejar que estén por sobre el 1 al 2 por ciento, que es lo habitual en esta línea de abejas.
Lo que he podido comprobar, es que por más resistente que sea la abeja a la Varroa, cuando se satura una zona de apicultores, sobre todo los trashumantes que las dejan por bastante tiempo y no realizan curas, o donde quedan apiarios abandonados, el conteo se dispara y aunque no muera la colmena, queda bastante atrasada y no rinde por mas curas que uno le dé.

Hoy por hoy, y en mi situación de "fijista", es preferible sacrificar un poco los rindes de las mejores zonas que se saturan de colmenas, y buscar lugares más inaccesibles pero sin tanta carga de Varroa. Los números al final cierran mejor, es más estable la cantidad de colmenas productivas y no contaminamos tanto a la abeja con químicos y las molestias que ello implica.
Respecto al resto de enfermedades, no he tenido Nosema ni enfermedades de la cría que haya debido atender, y solo he hallado en un apiario próximo a cultivos transgénicos, con siete colmenas con el síndrome del Despoblamiento.
A mi juicio, deberíamos enfrentar la realidad de que hemos debilitado a la abeja con tantos medicamentos, muchas veces ineficaces sea por mala aplicación (falta de rotación) falta de unificación y otras veces formulaciones muy dudosas en cuanto a efectividad por parte de los laboratorios mismos, que llevan al productor, por esa misma duda más que por el precio, a la manufactura propia de ellos, con los consiguientes riesgos de sobredosificación o lo que es peor, una sub-dosificación que genera ácaros resistentes.

A la larga, estoy convencido de que la opción mas certera es criar solo abejas resistentes, lo demás es solo ganar un poco más de tiempo.

 


ir arriba