RECOMENDACIONES
Preparación de la colmena para la mielada
Portal Apícola | Miercoles 6 de Octubre de 2010
www.api-portal.com.ar

El productor debe preparar y acondicionar la colmena externa e internamente. Además, necesita tener un conocimiento profundo de las principales floraciones de la zona.

Puntos claves para una buena mielada

1- Hay que tener un conocimiento del comportamiento de la zona para saber cuando empezar los trabajos.
2- El momento de realizar la preparación no depende del calendario sino de la zona.
Se deberán realizar anotaciones de los comportamientos de las floraciones de la zona en los distintos años y bajo distintas condiciones climáticas (sequías, exceso de lluvias, etc.).
3- Los trabajos variarán con las zonas, dependiendo fundamentalmente de la intensidad y duración de los aportes de néctar.
4- Las condiciones climáticas (y sobre todo en primavera) son muy variables y pueden hacer variar el manejo de un año a otro. (Heladas tardías, períodos fríos bruscos, veranillos, etc.)

Las abejas viven, crecen y se desarrollan en base al néctar y el polen que producen las flores
Es así, que en momentos de abundancia de flores, la colonia desarrolla su población y acopia alimentos. En momentos de escasez de alimentos la población disminuye y consumen reservas.
Al observar el calendario conjuntamente con el desarrollo de las colonias, podremos observar que este desarrollo se produce en casi todo el país, al inicio de la primavera, cuando florecen la mayoría de los vegetales.
Esta etapa es fundamental para el apicultor que desea obtener los mayores rendimientos de sus colmenas, ya que del desarrollo que alcance esta colonia dependerá el número de abejas que estén disponibles para la recolección de alimentos en el campo, según un artículo elaborado por Cesar Hugo Ghiotti que Portal Apícola presenta en versión periodística.

Preparar la colmena para la mielada

Son los manejos y manipulaciones que el productor realiza en sus colmenas para conseguir que lleguen a la etapa productiva en las mejores condiciones.
Cada apicultor deberá tener un conocimiento profundo de las principales floraciones existentes en los alrededores de sus apiarios, para así saber cuando empezar los trabajos.
Independientemente del calendario y de acuerdo a las características de las floraciones, lo más aconsejable sería comenzarlos unos treinta días antes de que comiencen las mismas.

Trabajos a realizar

Los mismos se pueden dividir en dos grandes grupos
A)- Preparación y acondicionamiento exterior de la colmena.

- Se deberá corroborar la firmeza de las bases. No nos podemos olvidar de que una colmena en época de cosecha puede estar pesando fácilmente más de 100 kilos.
- Al revisar lo anterior deberemos corroborar la inclinación hacia adelante de la colmena, a los efectos de evitar la acumulación de agua de lluvia en el piso de la misma. Debemos tener cuidado de que la inclinación no sea tanta que al agregar alzas a la colmena estemos poniendo en peligro su estabilidad.
- Se deberá en estos momentos aprovechar a cambiar y renovar el material en mal estado o roto y reponerlo por aquel que se retiro durante el otoño para acondicionar.
- En caso de haber utilizado cubrepiqueras, éste es el momento de retirarlos.
- Deberá además realizarse una limpieza de los pastos frente a la piquera a los efectos de facilitar el tránsito de abejas.

B) Preparación interna de la colmena

En la preparación interna de la colmena debemos corroborar fundamentalmente cuatro aspectos:

1- El alimento: Que la colmena tenga suficiente alimento en esta época del año es de singular importancia, ya que en momentos en que la población se prepara para crecer no debemos olvidar que cada panal de cría consume más o menos uno de miel en su desarrollo.
 
Tipos de alimentos: Tengamos presente que cuando hablamos de reservas y de alimento nos estamos refiriendo tanto a miel como a polen. No olvidemos la importancia de éste último como aporte de proteínas en la alimentación de las larvas.
Hay apicultores que llegada esta época retiran el alimento existente y sobrante de la invernada pensando que la colonia si no lo consumió durante el invierno no lo necesita más. Este es un grave error ya que es justamente en el desarrollo de la colonia cuando se dan los mayores consumos.

2- El espacio interior.

Ampliación del nido de cría: Si bien al iniciarse la invernada una de las tareas fundamentales era reducir el espacio interior de la colmena, ahora que van a nacer más abejas de las que morirán y la población crecerá en número, se debe de procurar que la reina no tenga limitantes para su postura.
Para conseguir esto es muy importante proporcionarle a la reina cuadros con buenas características a los efectos de que amplíe el nido de cría. De esta forma estaremos evitando el "bloqueo" de la colmena y posible posterior enjambrazón en primaveras tempranas.
Este bloqueo de la cámara de cría puede producirse por miel o en algunas zonas con gran aporte polinífero con polen.

Renovación de panales de la cámara de cría: Los cuadros de la cámara de cría se van oscureciendo con el tiempo debido al capullo que dejan las sucesivas generaciones de abejas que van naciendo. Estos "panales negros" son un foco infectante permanente donde se ubican esporas, hongos y distintas formas de resistencia de patógenos de las abejas.
Al ampliar el nido de cría con el agregado de cuadros debemos proceder a realizar la "renovación de panales" viejos u oscurecidos de esta cámara de cría.
En este aspecto cabe mencionar que lo más aconsejable es renovar por lo menos el 30 por ciento de los cuadros por año.

3- La población.

La colonia de abejas debe iniciar la primavera con buena población. De esta forma podrá desarrollarse más rápidamente y llegar al momento de máxima floración con la máxima población.
Para llegar a las floraciones principales con buenas poblaciones la colonia no deberá tener menos de siete u ocho cuadros de cría cuando le falten unos veinte días para que se inicie la floración.

La regla de los 40 días en apicultura: Esta regla implica que lleva 40 días desde la postura del huevo para que una abeja se transforme en pecoreadora y realmente sea de utilidad al apicultor.
Esto indica que la reina deberá estar aovando 40 días antes del inicio de la floración. Y al decir aovando, nos estamos refiriendo a que la reina deberá estar en "plena postura" en éste momento.

Teóricamente, para obtener el máximo de cosecha de miel de cualquier floración, la reina deberá alcanzar su máxima postura 40 días antes del inicio de la floración y mantenerse en tal condición hasta 40 días antes de que finalice la floración.
Un punto que debemos tener presente es que NUNCA SOBRAN ABEJAS EN UNA COLMENA (si hay muchas nodrizas pasarán antes a pecoreadoras) y si PUEDEN FALTAR ABEJAS.

Causas posibles de poca población: En el caso de que la colmena tenga poca población podría ser una reina vieja o mala, en donde todos los esfuerzos que nosotros hagamos reforzando su población serían temporales, ya que luego de un tiempo se volverá a debilitar. Evidentemente en este caso la solución del problema pasa por cambiar la reina.
El "bloqueo" de la reina con miel en la cámara de cría no solo trae aparejado una disminución del desarrollo de la población de la colonia, sino que además es el principal motivo de enjambrazón, lo cual también provoca una despoblación muy importante.
Las fumigaciones en las cercanías del apiario así como los traslados "a piquera abierta" durante el día son causa también de que se produzca no solo una disminución importante de la población, sino también un desequilibrio de la colonia de abejas.

Los requerimientos van desde el agregado de un panal de cría hasta la fusión de las colmenas.

Refuerzo de colonias con panales: Cuando reforzamos con panales a una colonia los mismos deberán ser preferentemente con cría naciente y sin abejas.
Para esto buscaremos un panal con cría operculada y donde observemos a las abejas naciendo.
Si nosotros agregamos un panal con cría abierta (larvas o huevos) estamos originándole un trabajo extra a la colonia, ya que deberán alimentar y dar calor a esa cría por varios días y no estaremos logrando nuestro objetivo primario que era proporcionarle a esa colonia abejas jóvenes y vigorosas a la brevedad posible.

Refuerzo de colonias con abejas: Podemos reforzar con abejas solamente si existe buen flujo de néctar.
En este caso las abejas estarán menos propensas a pelearse entre sí y evitaremos la mortandad de las mismas.
Generalmente se sacarán abejas de aquellas colmenas que no repuntarán en la temporada y hemos decidido que no vamos a solucionar. Estas abejas no son productivas en su colmena y cumplirán un papel muy importante a la hora de reforzar colonias.

4- La reina.

La reina es el elemento clave de la colmena. Los otros tres factores que analizamos crearán las condiciones para que la reina se manifieste en todo su potencial.

Características que debe de reunir la Reina: La misma deberá ser joven y vigorosa para que el desarrollo de la colonia sea óptimo. Entre las tareas de preparación de la colmena para enfrentarse a su etapa productiva debemos asegurarnos que los problemas de la reina no sean la causa de nuestro fracaso en la cosecha.
La "lectura de panales" para determinar la calidad de una reina a través de la cantidad y compactación de su postura nos permite tomar decisiones con respecto a la misma.
Para nuestra condiciones lo aconsejable es sustituir la reina cada dos o tres períodos de intensa postura (dos o tres años). El peor error que puede cometer el productor es dejar que sean las propias abejas las que nos avisen de la vejez de la reina u otros problemas. Cuando esto sucede, el apicultor llegó tarde.




ir arriba